Relatos prostitutas prostitutas inmigrantes

relatos prostitutas prostitutas inmigrantes

La combinación de varios elementos explica la presentación de tal denuncia. En primer lugar, las exigencias de Regina exceden lo que es generalmente esperado de las viejas en posición de control de un territorio dado. Después, ella habría multiplicado los golpes de efecto, llamando la atención de las fuerzas del orden sobre el conjunto del grupo de las trans y, en consecuencia, poniendo en causa su propio rol de reguladora.

El equilibrio del poder roto: Pero alguien que te dice: Yo no vi eso. En Argentina te dicen: Pero después, quien te pide dinero, esto, no, no, es diferente. Si estoy en mi rincón, se respeta, y te detenés aquí o al costado, no es la misma cosa". Ellas respetan su saber y aceptan la repartición de tareas, en el límite de lo que sirve a su interés y de las alternativas reales que encuentran para realizar su proyecto de migración.

Ella habría así violado varios límites implícitos en el acuerdo que la liga a las otras. Varias trans que se prostituyeron en diferentes ciudades o países Italia, Francia, Alemania, Argentina, por ejemplo explicitan que en todas partes hace falta negociar y pagar para poder "instalarse", generalmente a las que las precedieron en ese territorio.

Maya relata su experiencia en Italia: Bueno, no me dieron dinero para la entrada pero cuando me dijeron: Maya agrega, después de la entrevista y con el micrófono apagado: La observación realizada y las otras entrevistas muestran también que Maya beneficia probablemente de un espacio propio en la zona de influencia de Regina y que ejerce sobre algunos territorios y algunas recién llegadas.

Como lo cuenta Loren ante cada salida de prisión de Regina: Por eso vine a pedir que hablemos con la policía. En algunos casos, se oponen a que las nuevas paguen un impuesto a Regina.

El ejemplo de Clara es significativo en este sentido: Ella trabaja [en la avenida Z]. Para trabajar, debe pagarme ". Esta historia se terminó ". Ella [Regina] viene una primera vez, un cliente le prestó un auto, con dos o tres travestis adentro. Yo estaba con ella [la amiga]. Ella vino en el auto. Como un juego, entonces no, no es posible. Después de la tentativa de negociación inicial, el intercambio, tal que nos es transmitido aquí, se transforma en oposición.

Apostar por una nueva protección, la del Estado francés Clara, junto con otras trans realizan entonces la apuesta por la protección del Estado francés. Las entrevistas realizadas muestran que, presentando una denuncia, su primer objetivo no es solamente hacer arrestar a Regina sino, sobre todo, hacerla expulsar a su salida de la prisión. Si a quien ellas denunciaron fue juzgada, declarada culpable y condenada a prisión, ninguna de las que presentaron la denuncia benefició del derecho de residencia a título de víctima de proxenetismo o de trata de seres humanos?

Se presentaron numerosos recursos en tribunal administrativo, que generaron, después de un año, la expedición de certificados provisorios de residencia o de respuestas muy precarias.

Los discursos institucionales eran claros: La ley en tal dominio prevé sin embargo que la decisión queda a la discreción del prefecto, lo que autoriza a una interpretación cargada de afectos y representaciones morales.

Ahora bien, la carga afectiva y moral que vehicula la imagen de la víctima no es, para la administración en particular, compatible con el hecho de continuar prostituyéndose.

Rara vez esta figura se corresponde con el perfil de las prostitutas explotadas en general, sean mujeres, blancas y prostitutas antes de su llegada al lugar de inmigración Andrijasevic, En tanto que trans, no alcanzan plenamente el estatus de "víctimas de la trata de personas" De víctimas sospechosas se transforman en "víctimas culpables" Jaksic, por haber traspasado las fronteras de la nación pero también las de las normas dominantes en materia de moral y de género.

El hecho de presentar la denuncia, de presentarse como víctima, no alcanzó a blanquearlas, a hacerlas aceptables por la sociedad francesa, dignas de que las puertas de la legalidad se abran para ellas. Es la protección que ellas conocen mejor, que tiene desde ya consecuencias que temen, pero que asegura al menos un rol de amparo, de solidaridad primaria ante las fuerzas que se ejercen contra ellas en este contexto. Entonces, no es controlada en Francia y dejó de pertenecer, ante la administración, a esta categoría tan emocionalmente desacreditada como es la prostituta.

De entrada, la prefectura no aceptó su demanda de residencia y debió pasar por un recurso administrativo. El rechazo de la expedición de un certificado de residencia para las otras personas habiendo denunciado su proxeneta subraya qué tan difícil es para ellas encontrar otra protección que la del grupo de pares, incluso cuando se trata, para esto, de asegurar obediencia a la "proxeneta".

Es una forma de dominación que otorga un lugar y no que lo niega, que permite existir socialmente y económicamente, incluso si, por ello, hay que pagar un precio.

Conclusión Si los espacios de negociación son magros, no son por lo tanto inexistentes. Giddens, en Bessin y Roulleau-Berger, Restituir la interacción en las relaciones de poder permite mostrar las relativas inestabilidades y las negociaciones del sistema. Entre el aporte miserabilista que sólo enfatiza las lógicas estructurales de desigualdades y la "teoría de la acción que es [. Las relaciones de poder entre prostitutas se nutren de sistemas de constreñimientos y de regímenes de exclusión, en particular aquellos que tienen como blanco a migrantes y prostitutas, con articulaciones entre relaciones racializadas, de clase y de género.

Estas relaciones de poder son generalmente aprehendidas a través del prisma de la lucha contra el proxenetismo y la trata de personas, prisma que concentra todo el peso de la "falta" en el proxeneta En efecto, el poder de una persona prostituta inmigrante sobre otra se basa en un diferencial entre los"saber migrar" y "saber prostituirse" de las unas y de las otras en un espacio bajo constreñimiento.

Estos constreñimientos generan a la vez una demanda de la parte de aquellos que quieren eludirlos? Este servicio tiene un precio que aumenta a lo largo de los años y, sobre todo, de las dificultades incrementadas que se encuentran para venir y prostituirse en Europa. Sin embargo, esta relación no podría existir sin el diferencial de saber profundizado por la dificultad de acceso a la migración y a la prostitución.

O, al menos, a recursos económicos equivalentes. Este estudio es propio al grupo de personas trans de un mismo origen nacional latino-americano, prostitutas en una ciudad de Francia. Se corresponde a un momento "T" en un espacio social específico.

De este modo, las políticas de represión de la prostitución y de lucha contra la inmigración y la trata de personas, so pretexto de proteger las prostitutas o las mujeres migrantes, tienen como efecto llevar las candidatas a la migración a tomar un atajo. Ellas apelan entonces a servicios que hay que pagar, deudas que deben saldar una vez llegadas a destino, con el riesgo de encontrarse en situación de explotación y sin una alternativa realmente accesible.

Deschamps y Souyris y Jaksic Es importante notar que, siendo la prostitución y no la trans-identidad el punto de partida de la investigación, todas las personas abordadas aquí son o fueron prostitutas, lo que no permite deducir que todas las trans lo sean o lo hayan sido.

No explicitamos, tampoco, el nombre de la asociación para garantizar, nuevamente, el anonimato de las personas en cuestión. Las otras nacionalidades encontradas, en orden de importancia numérica, son: Sin embargo, tal definición abarca realidades muy variadas ver, entre otros, Vernier, , prefiriendo por nuestra cuenta el término de explotación, incluido ante todo en su sentido económico, donde el trabajo de unos beneficia a otros.

Esta no dispone de base donde capitalizar sus ventajas. Hay que señalar que, si el espacio de socialización de las trans es generalmente restringido al grupo de pares, éste no se reduce, sin embargo, a la ciudad de Niza. La mayoría de las trans mantienen amistad con otras trans latino-americanas en otras ciudades de Europa.

Sobre este tema ver los trabajos de Deschamps No obstante, estas reconstituciones siguen siendo interesantes en la medida en que ellas son, por un lado, alimentadas no solamente por el discurso de las trans en el transcurso de las entrevistas, sino también a través de los momentos de observación; por ejemplo, al compartir la comida u otras interacciones "en off", en las que se hace mención en numerosas ocasiones a la familia o al país.

Por otro lado, a pesar de no instruir sobre"la" realidad, estas reconstituciones constituyen la realidad que ponen de manifiesto las trans y la cual ellas quieren creer - o hacer creer.

Habiendo previsto la ley que el dicho certificado de residencia "puede" ser expedido y no "debe" , la decisión de su expedición es dejada a discreción del prefecto. Changer de Sexe, Identités transsexuelles.

Études de sociologie de la déviance. Dans les failles de la domination. On Men, Women and the Rest of Us. Points, les éditions du Seuil. Trouble dans le genre. L'invention du quotidien , tome 1: Le sexe et l'argent des trottoirs. La transidentité, De l'espace médiatique à l'espace public. Ha escrito tres libros sobre el tema, incluido uno que lleva por título "Ninguna mujer nace para puta".

BBC Mundo habló con ella. Lo creo firmemente, estoy convencida de ello. Ninguna mujer nace para puta. Nos hacen, nos convierten en putas. Nos hacen putas, nos convierten en putas". Para poder sobrevivir a todo lo que pasé, mi mente ha llevado a cabo un proceso de adormecimiento. Hay cosas que recién empiezo a recordar. No sé cómo escapé del prostíbulo de Argentina dónde me prostituían, de verdad que no lo sé.

Supongo que me atreví a decir "no". Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece….

Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Esta ocupación le divertía y le proporcionaba dinero para comprar lo que anhelaba. Pero le parecía injusto tener que dar un porcentaje de sus ganancias al empresario para quienes laboraban, por lo que, con unas compañeras, intenta establecerse por su cuenta.

La tentativa no le salió bien. Por todo esto, en regresó a Verona. Aunque no estudiaba, se movía en el ambiente universitario y sus amigos universitarios contribuyen a su formación; leía mucho y crecía culturalmente.

Tenía 22 años; hacía un año que se había marchado de la casa de su padre. En el año 69 se fue a Dinamarca. Regresa a Verona, pues estaba enamorada de un militar norteamericano negro que residía allí. Lo quería locamente, a pesar de lo mujeriego que era y de lo que por esto le hacía sufrir, pero no quería casarse con él 4. Vuelve a trabajar en night. Comienza a conocer prostitutas. No quiere continuar en el night y se emplea en una empresa de cosméticos como esteticista visitadora.

Nunca se había prostituido y ni siquiera pensaba en ello. En el bar, muchos hombres le proponían a Carla relaciones sexuales a cambio de dinero 6. Pia y Carla viven juntas. Nuestra protagonista no conseguía encontrar trabajo y vivían del dinero que Pia ingresaba prostituyéndose. Como no admitía esta situación de dependencia económica, que le desagradaba profundamente, piensa, entonces, en la posibilidad de prostituirse: No estaban en el otro lado de la barricada, como las consideraba la gente.

Para mí eran personas vencedoras, ni víctimas ni mujeres que hay que exorcizar. Pia me parecía fuerte, segura de sí misma y de su trabajo Empezó, así, una vida de prostitución y diversión. Salían, una noche o dos a la semana, a prostituirse y obtener lo mínimo para vivir dignamente, dedicando el resto del tiempo a pasarlo bien.

Se prostituía, pues, a tiempo parcial. Las cosas le iban bien. Dejan de trabajar y siguen prostituyéndose para obtener dinero: Acudían a bares, discotecas y night para conseguir clientes.

Por tanto, Carla pasa de ejercer la prostitución a tiempo parcial, a hacerlo a dedicación completa; y pasa, también, de trabajar por cuenta ajena, en locales, a hacerlo por cuenta propia. Ejerce la prostitución de día, no le gusta trabajar de noche. El ejercicio de la prostitución en la calle y no en los locales es un modo de ganar autonomía, de no trabajar para nadie, de conquistar libertad con respecto a los hombres, de librarse de la explotación laboral.

Permítasenos una larga cita, pues vale la pena escuchar sus palabras:. Para empezar, no te hace padecer físicamente, porque la gente quiere oírte decir que te has sentido violada, violentada, que has puesto a la venta tu alma. Te pones a la venta porque necesitas dinero. Así se han emancipado, porque ahora lo ganan bien, y tienen un tren de vida que nunca habrían soñado. A lo mejor él les hubiera pegado porque bebía, habrían parido tres o cuatro hijos y no habrían podido vivir bien esa maternidad, así que ni siquiera habrían tenido la alegría de la maternidad.

Han pasado de esa situación a otra, indudablemente mejor, por lo menos ya no dependen de una figura masculina. Pero en mi caso, la causa principal, lo que me empujó a prostituirme no ha sido sólo el dinero sino fundamentalmente el rechazo a las reglas fijas. También han contado sus características. He estado en Rusia y estaba llena de prostitutas, y sin embargo, todas las mujeres trabajaban, pero lo hacían por lo superfluo, por el consumismo que fascina siempre, sobre todo a quien no lo tiene.

Lo hacen para tener unas medias bonitas, el vestido de moda, para ir a los hoteles lujosos sólo para extranjeros, donde ni siquiera pueden entrar. Tengo que confesar que, incluso al principio, iba a trabajar con gusto.

Solemos ver a las prostitutas como unas desgraciadas, marginadas y desamparadas, y nos negamos a admitir, nos escandaliza, que las prostitutas puedan experimentar una serie de placeres en el ejercicio de la prostitución. Carla reconoce la existencia de estos placeres y habla de ellos.

Señala la sensación de riesgo, que le excita, el placer de la transgresión y el de sentir poder o dominio sobre los clientes, sobre todo durante la negociación del precio del servicio.

Ante esto, a Carla le atemoriza y produce ansiedad pensar en el futuro e insiste en la necesidad de que las prostitutas aprendan a ahorrar para enfrentar su vejez. Solemos tener, configurar y necesitar una imagen estereotipada de las prostitutas, en virtud de la cual son víctimas de sí mismas, de la sociedad y de los hombres 14 , unas perdedoras, unas desventuradas de quienes compadecerse.

Relatos prostitutas prostitutas inmigrantes -

De entrada, la prefectura no aceptó su demanda de residencia y debió pasar por un recurso administrativo. Como lo manifiesta Loren: El poder de Regina reside en la creencia ampliamente compartida de que ella conoce los engranajes y las entradas que le permiten regular la vida en el lugar incluyendo las instancias policiales. Acudían a bares, discotecas y night para conseguir clientes. Y no se lo va a creer: Para la niña también lo es: Conclusión Wasap de prostitutas prostitucion en alemania los espacios de negociación son magros, no son por lo tanto inexistentes. Prostitution; Migration; Transgender; Domination; Resistance. En la prostituta activa no cabe hablar de generosidad en sentido propio, sino de degeneración caracterial. Revue européenne de migrations internationalesvol. Para la niña también lo es: Palabras clave prostitución femenina; intervención socioeducativa; relación educativa. Comienza a conocer prostitutas.

Relatos prostitutas prostitutas inmigrantes -

Carla Corso nació en Verona Italia en Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas. La combinación de varios elementos explica la presentación de tal denuncia. Pagan bien y yo les engaño. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. relatos prostitutas prostitutas inmigrantes

Regina interviene entonces como una instancia de regulación de los arribos. La combinación de varios elementos explica la presentación de tal denuncia. En primer lugar, las exigencias de Regina exceden lo que es generalmente esperado de las viejas en posición de control de un territorio dado.

Después, ella habría multiplicado los golpes de efecto, llamando la atención de las fuerzas del orden sobre el conjunto del grupo de las trans y, en consecuencia, poniendo en causa su propio rol de reguladora.

El equilibrio del poder roto: Pero alguien que te dice: Yo no vi eso. En Argentina te dicen: Pero después, quien te pide dinero, esto, no, no, es diferente. Si estoy en mi rincón, se respeta, y te detenés aquí o al costado, no es la misma cosa".

Ellas respetan su saber y aceptan la repartición de tareas, en el límite de lo que sirve a su interés y de las alternativas reales que encuentran para realizar su proyecto de migración. Ella habría así violado varios límites implícitos en el acuerdo que la liga a las otras.

Varias trans que se prostituyeron en diferentes ciudades o países Italia, Francia, Alemania, Argentina, por ejemplo explicitan que en todas partes hace falta negociar y pagar para poder "instalarse", generalmente a las que las precedieron en ese territorio.

Maya relata su experiencia en Italia: Bueno, no me dieron dinero para la entrada pero cuando me dijeron: Maya agrega, después de la entrevista y con el micrófono apagado: La observación realizada y las otras entrevistas muestran también que Maya beneficia probablemente de un espacio propio en la zona de influencia de Regina y que ejerce sobre algunos territorios y algunas recién llegadas.

Como lo cuenta Loren ante cada salida de prisión de Regina: Por eso vine a pedir que hablemos con la policía. En algunos casos, se oponen a que las nuevas paguen un impuesto a Regina.

El ejemplo de Clara es significativo en este sentido: Ella trabaja [en la avenida Z]. Para trabajar, debe pagarme ". Esta historia se terminó ". Ella [Regina] viene una primera vez, un cliente le prestó un auto, con dos o tres travestis adentro. Yo estaba con ella [la amiga]. Ella vino en el auto. Como un juego, entonces no, no es posible. Después de la tentativa de negociación inicial, el intercambio, tal que nos es transmitido aquí, se transforma en oposición. Apostar por una nueva protección, la del Estado francés Clara, junto con otras trans realizan entonces la apuesta por la protección del Estado francés.

Las entrevistas realizadas muestran que, presentando una denuncia, su primer objetivo no es solamente hacer arrestar a Regina sino, sobre todo, hacerla expulsar a su salida de la prisión. Si a quien ellas denunciaron fue juzgada, declarada culpable y condenada a prisión, ninguna de las que presentaron la denuncia benefició del derecho de residencia a título de víctima de proxenetismo o de trata de seres humanos?

Se presentaron numerosos recursos en tribunal administrativo, que generaron, después de un año, la expedición de certificados provisorios de residencia o de respuestas muy precarias. Los discursos institucionales eran claros: La ley en tal dominio prevé sin embargo que la decisión queda a la discreción del prefecto, lo que autoriza a una interpretación cargada de afectos y representaciones morales.

Ahora bien, la carga afectiva y moral que vehicula la imagen de la víctima no es, para la administración en particular, compatible con el hecho de continuar prostituyéndose. Rara vez esta figura se corresponde con el perfil de las prostitutas explotadas en general, sean mujeres, blancas y prostitutas antes de su llegada al lugar de inmigración Andrijasevic, En tanto que trans, no alcanzan plenamente el estatus de "víctimas de la trata de personas" De víctimas sospechosas se transforman en "víctimas culpables" Jaksic, por haber traspasado las fronteras de la nación pero también las de las normas dominantes en materia de moral y de género.

El hecho de presentar la denuncia, de presentarse como víctima, no alcanzó a blanquearlas, a hacerlas aceptables por la sociedad francesa, dignas de que las puertas de la legalidad se abran para ellas.

Es la protección que ellas conocen mejor, que tiene desde ya consecuencias que temen, pero que asegura al menos un rol de amparo, de solidaridad primaria ante las fuerzas que se ejercen contra ellas en este contexto. Entonces, no es controlada en Francia y dejó de pertenecer, ante la administración, a esta categoría tan emocionalmente desacreditada como es la prostituta.

De entrada, la prefectura no aceptó su demanda de residencia y debió pasar por un recurso administrativo. El rechazo de la expedición de un certificado de residencia para las otras personas habiendo denunciado su proxeneta subraya qué tan difícil es para ellas encontrar otra protección que la del grupo de pares, incluso cuando se trata, para esto, de asegurar obediencia a la "proxeneta".

Es una forma de dominación que otorga un lugar y no que lo niega, que permite existir socialmente y económicamente, incluso si, por ello, hay que pagar un precio. Conclusión Si los espacios de negociación son magros, no son por lo tanto inexistentes. Giddens, en Bessin y Roulleau-Berger, Restituir la interacción en las relaciones de poder permite mostrar las relativas inestabilidades y las negociaciones del sistema. Entre el aporte miserabilista que sólo enfatiza las lógicas estructurales de desigualdades y la "teoría de la acción que es [.

Las relaciones de poder entre prostitutas se nutren de sistemas de constreñimientos y de regímenes de exclusión, en particular aquellos que tienen como blanco a migrantes y prostitutas, con articulaciones entre relaciones racializadas, de clase y de género.

Estas relaciones de poder son generalmente aprehendidas a través del prisma de la lucha contra el proxenetismo y la trata de personas, prisma que concentra todo el peso de la "falta" en el proxeneta En efecto, el poder de una persona prostituta inmigrante sobre otra se basa en un diferencial entre los"saber migrar" y "saber prostituirse" de las unas y de las otras en un espacio bajo constreñimiento.

Estos constreñimientos generan a la vez una demanda de la parte de aquellos que quieren eludirlos? Este servicio tiene un precio que aumenta a lo largo de los años y, sobre todo, de las dificultades incrementadas que se encuentran para venir y prostituirse en Europa. Sin embargo, esta relación no podría existir sin el diferencial de saber profundizado por la dificultad de acceso a la migración y a la prostitución. O, al menos, a recursos económicos equivalentes.

Este estudio es propio al grupo de personas trans de un mismo origen nacional latino-americano, prostitutas en una ciudad de Francia. Se corresponde a un momento "T" en un espacio social específico. De este modo, las políticas de represión de la prostitución y de lucha contra la inmigración y la trata de personas, so pretexto de proteger las prostitutas o las mujeres migrantes, tienen como efecto llevar las candidatas a la migración a tomar un atajo.

Ellas apelan entonces a servicios que hay que pagar, deudas que deben saldar una vez llegadas a destino, con el riesgo de encontrarse en situación de explotación y sin una alternativa realmente accesible.

Deschamps y Souyris y Jaksic Es importante notar que, siendo la prostitución y no la trans-identidad el punto de partida de la investigación, todas las personas abordadas aquí son o fueron prostitutas, lo que no permite deducir que todas las trans lo sean o lo hayan sido.

No explicitamos, tampoco, el nombre de la asociación para garantizar, nuevamente, el anonimato de las personas en cuestión. Las otras nacionalidades encontradas, en orden de importancia numérica, son: Sin embargo, tal definición abarca realidades muy variadas ver, entre otros, Vernier, , prefiriendo por nuestra cuenta el término de explotación, incluido ante todo en su sentido económico, donde el trabajo de unos beneficia a otros.

Esta no dispone de base donde capitalizar sus ventajas. Hay que señalar que, si el espacio de socialización de las trans es generalmente restringido al grupo de pares, éste no se reduce, sin embargo, a la ciudad de Niza.

La mayoría de las trans mantienen amistad con otras trans latino-americanas en otras ciudades de Europa. Sobre este tema ver los trabajos de Deschamps No obstante, estas reconstituciones siguen siendo interesantes en la medida en que ellas son, por un lado, alimentadas no solamente por el discurso de las trans en el transcurso de las entrevistas, sino también a través de los momentos de observación; por ejemplo, al compartir la comida u otras interacciones "en off", en las que se hace mención en numerosas ocasiones a la familia o al país.

Por otro lado, a pesar de no instruir sobre"la" realidad, estas reconstituciones constituyen la realidad que ponen de manifiesto las trans y la cual ellas quieren creer - o hacer creer. Habiendo previsto la ley que el dicho certificado de residencia "puede" ser expedido y no "debe" , la decisión de su expedición es dejada a discreción del prefecto. Changer de Sexe, Identités transsexuelles. Études de sociologie de la déviance.

Dans les failles de la domination. On Men, Women and the Rest of Us. Points, les éditions du Seuil. Trouble dans le genre. L'invention du quotidien , tome 1: Le sexe et l'argent des trottoirs. Mujer, inmigración y trabajo. Estigma, persecución y vulneración de derechos de las trabajadoras sexuales en Barcelona.

La crisis social y el estado de bienestar: Oviedo, Ediciones de la Universidad de Oviedo. Bordón, 62 4 , Universitat de les Illes Balears, 16, Madrid, Dirección General de la Mujer. Madrid, Comunidad de Madrid. Por los derechos de las prostitutas. Madrid, Morata-Fundación Paideia Galiza. Del estigma a la indignación.

Barcelona, Bellaterra, , Madrid, Editorial Marcial Pons Historia. Racionalidad de la acción y racionalización social. Apuntes de la casa y el trabajo. Un estudio en la teoría del reconocimiento. Buenos Aires y Madrid, Katz Barpal. Hay cosas que recién empiezo a recordar. No sé cómo escapé del prostíbulo de Argentina dónde me prostituían, de verdad que no lo sé.

Supongo que me atreví a decir "no". Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía.

Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas.

Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso.

Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda.

0 thoughts on “Relatos prostitutas prostitutas inmigrantes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *